El poder de la Alegría

Publicado por: Biblioterapeuta 11/mayo/2020 Del Libro “El Poder de la Alegría” de Raimon Sansó

https://biblioterapeuta.wordpress.com/2020/05/11/el-poder-de-la-alegria/#more-5509

A menudo, nos hallamos tan ocupados en contrastar con otros lo aprendido, que nos olvidamos de llevarlo a la práctica, sin caer en la cuenta de que lo valioso de cualquier creencia es si nos apoya y nos hace sentir en paz. Vivimos en la era de la información mas no del conocimiento. Pasar de la actitud de contrastar a la actitud de experimentar establece una gran diferencia y produce cambios poderosos.

Tu realidad no cambiará si antes no cambias tú. Así es como funciona. La vida no tiene que demostrarte nada, no necesita hacer tratos, no precisa la aprobación para ser lo que es. Recuerda que siempre se te presenta la misma elección: amor o temor. De hecho, ésta es la única decisión posible que debes tomar aunque a menudo venga disfrazada bajo otra apariencia. Cuando no te hallas en paz es porque previamente, en tu pensamiento, la sustituiste por el temor. Observa los sentimientos que elijes poner en tu corazón y los pensamientos a los que entregas la atención de tu mente. Esto comporta un nivel de responsabilidad que va a precisar de una gran disciplina y constancia.

La paz interior es el resultado de una actitud interior y no de unas circunstancias exteriores favorables. No le eches la culpa de todo al mundo, a la mala suerte, a los demás, cuando no a Dios. Nuestra gran tarea consiste en reconocernos y poner nuestra vida en sintonía.

Es al alinear cada una de mis intenciones con mi propósito vital, cuando recibo la perfecta, eficaz e inteligente colaboración del Universo en la organización de los medios para convertir en realidades mis sueños. Reconozco que la vida continuamente me apoya y, a la vez, me pone a prueba. Y en cada ocasión me complace elegir el amor. Y como respuesta, es amor lo que recibo. También he de decirte que éste no es un libro para ayudar a resolver problemas pues no existe ningún problema, salvo la creencia de que tus problemas son reales. Cambiar el concepto de lo que entiendes por «problema» es tu única dificultad.

  1. Traslado la vibración de mi pensamiento a todas mis experiencias. En nuestra mente diseñamos los planos por donde van a transcurrir las próximas experiencias. Para que algo se manifieste antes tiene que «pasar» por el pensamiento ya que la «solidificación» del pensamiento requiere de tiempo y energía. ¿Qué pensé con anterioridad para que mi vida sea lo que es hoy?
  2. Los pequeños cambios son poderosos. Lleva a cabo pequeños cambios sostenidos en el tiempo y obtendrás resultados extraordinarios. La disciplina y el compromiso conducen a transformaciones definitivas. Por ejemplo, cambia el vocabulario que utilizas a diario, «háblate» de modo creativo, y cambiará en consecuencia la vibración de tus pensamientos y todo lo que éstos atraen. Eleva la calidad de las palabras que utilizas cuando te «hablas» en tu mente y ascenderás a una realidad acorde.
  3. Ahora decido practicar el desapego. Disfruta de las cosas, o de la compañía de las personas, eso es tu bendición; pero si te atas a ellas, te conviertes en su sirviente. Ya no hay placer, hay dependencia. De hecho, la elección que se te plantea, una y otra vez, es bien clara: vínculo o independencia. El modo de desprenderse de los apegos, no es la amarga renuncia pues eso crearía un nuevo apego pero de signo contrario, sino viéndolos como lo que son: programaciones de la mente dependiente y ansiosa. ¿Por cuántas cosas y cuántas personas te sientes atado o poseído?
  4. Aunque a veces no me sienta feliz siempre puedo sentirme en paz. Las personas satisfechas viven con intensidad el momento presente, les agrada ser quienes son y lo que hacen. Para ellas, las pequeñas dificultades diarias nunca eclipsan el sentimiento de dicha que supone estar aquí y ahora. Si te sientes preocupado y agitado significa que sufres un «empacho de futuro». Si, por el contrario, te sientes culpable, deprimido, lleno de rencor significa que sufres un «empacho de pasado». En ambos casos vives ausente del momento presente, el único en el que puedes hallar la paz interior. Practica la independencia interior, la aceptación de lo que es, y la no resistencia a lo que la vida te ofrece en cada momento. Y, paradójicamente, todo lo obtendrás.
  5. Las buenas preguntas me ayudan a despertar. Las preguntas son poderosas, te sacuden, actúan como un despertador… Tal vez te incomoden pero ¿cómo podrías desear obtener respuestas si antes no formulaste una pregunta? Acostúmbrate a trabajar con preguntas y a hacerlas «flotar»; es decir, a sostenerlas en tu campo vibratorio personal. Atraerás una respuesta inspirada cuándo y donde menos lo esperes. Tanto es así que las llamarás «casualidades». También es posible que te parezcan demasiado simples como para tener algún sentido dentro de tu complejo problema.
  6. Nunca fracaso, obtengo resultados mejorables. El ser que eres no puede adherirse a una interpretación de separación: correcto e incorrecto, bueno o malo, error o acierto… sin malentenderse. Cuando entregues tu disminuida percepción a lo perfecto, podrás llamarla conocimiento; a ese nivel, el error no se contempla pues nunca ha existido. Cada «resultado» lleva adherida una oportunidad de transformación. No necesitas no equivocarte nunca más, pero sí aprender a corregirte cada vez que eso ocurra.
  7. Siempre puedo elegir ver las cosas de otro modo. No te quejes de lo que ves, pregúntate por qué decidiste verlo alguna vez y después elige no verlo. Influyes en tu entorno no planteando exigencias, sino manteniendo tu independencia de él. Cada vez que te sientas en conflicto, considera qué elección equivocada te condujo a la agitación. No le eches la culpa al mundo, ni a los otros, por no elegir experimentar la paz. Mantener una visión inadecuada significa un retraso en el proceso de aprendizaje; pues tarde o temprano, volverá a plantearse la misma situación bajo una apariencia distinta hasta que sea vista bajo la mirada del amor.
  8. Hoy me siento alegre por todo y por nada. Las experiencias han sido ajustadas por nuestras expectativas, de modo que aun siendo irreales parecen convincentemente reales. En esto consiste el juego de las ilusiones. Pero en la naturaleza no existe la tristeza, así que ésta debe tratarse de una confusión de la mente humana. Estamos tan obsesionados en construir una vida «perfecta» que nos olvidamos de si será capaz de proporcionarnos paz. No te lamentes porque no has encontrado la felicidad después de infructuosos trabajos; más bien reconoce que has buscado donde no estaba o que has malentendido su significado.
  9. Extiendo la paz y la alegría a todo lo que me concierne. Si deseas la paz, compártela como un medio de extenderla. Lleva la paz allí donde estés hasta que envuelva todos tus problemas. Nunca antes como ahora tuvimos a nuestra disposición tantas oportunidades para evolucionar espiritualmente. Cada vez más personas abren su conciencia y eso tiene su reflejo en la conciencia compartida que incorpora cada minúsculo progreso individual al grupal.
  10. Mis preocupaciones son un autoataque encubierto. ¿Sucedieron realmente aquellas cosas que te preocuparon? La gran mayoría de las veces, no. Prueba a formularte esta sencilla pregunta: «¿Alguien va a acordarse de esto en unas pocas semanas?». Si nadie va a hacerlo, adelántate el trabajo de olvidarlo. Resulta asombroso descubrir cuánto tiempo le dedicamos a los problemas, no para darles una solución, sino para recrear el conflicto una y otra vez. Identifica tus preocupaciones, obsérvalas con distancia, comprenderás que no son en absoluto «tú». Son más bien el filtro mental con el que eliges ver tus experiencias. Es inevitable experimentar situaciones que nos desagradan, pero también es cierto que tenemos la opción de reinterpretarlas de un modo distinto. Desde luego, no es posible sentirse feliz bajo ciertas circunstancias, pero sin duda siempre podemos mantener la paz interior.
  11. Ante todo, elijo aplicar el perdón con alegría. La culpa es la estratagema preferida del ego. El dolor del pasado, y el uso que el ego hace de él, es el arma que tú pusiste en sus manos para castigarte. Tú puedes establecer la voluntad de perdonar pero no el modo de hacerlo, el cual se te mostrará en su momento y con toda claridad para que el perdón sea completo. A ti que te cuesta perdonar, póntelo fácil y exprésalo al revés: «me perdono a mí mismo por los defectos que creo ver en los demás». Tal vez así, te será más sencillo; aunque no hay ninguna diferencia entre ambos puntos de vista.
  12. La risa despreocupada sana mi alma y mi cuerpo. Ciertos estudios indican que cuanto mayor es su intensidad, mayor es el número de músculos involucrados y, por tanto, mayor la relajación que sigue. La risa desencadena una serie de reacciones químicas en el cuerpo por las cuales el sistema inmunológico, el muscular y el cardiovascular se refuerzan. Está comprobado que una sesión de risa elimina tantas calorías como una sesión completa de ejercicio físico. Reír limpia los pulmones al oxigenarlos y comunica algo importante al subconsciente: se le está «diciendo» de algún modo que todo está bien, que uno se halla satisfecho.
  13. Cuando sonrío manifiesto un milagro. Cuando alguien te sonríe, la relación personal se vuelve más estrecha, se transforma y asciende a un nuevo nivel. Una sonrisa es la llave que abre más corazones. La sonrisa es un lenguaje universal cuyo mensaje entienden todos. Comunica muchas más cosas de lo que es posible con las palabras. Una sonrisa obtiene una respuesta silenciosa que todo el mundo entiende: otra sonrisa. Los milagros son acontecimientos insignificantes que proporcionan resultados espectaculares en un mundo sin limitaciones. Una sonrisa, de acuerdo con esta definición, es un milagro porque aproxima dos corazones.
  14. Cuanto más amor doy, más amor recibo. Al entregar amor, das aquello que costando tan poco, es de más valor en el Universo. Así como el acto de dar iguala a quien recibe, entonces dar y recibir adquieren el mismo significado. En realidad, no estás dando nada que no recibas tú en ese preciso momento. La pretensión de conseguir del otro lo que creemos que nos falta, nos convierte en mendigos de amor; y nos conduce a la decepción una y otra vez. Aquello que niegas al mundo es de lo que carecerás tú mismo; porque al privar en tu mente a los demás te lo niegas a ti también. Debes saber que, sea lo que sea lo que eches de menos, es precisamente lo que tú no has dado con anterioridad lo que te falta; bien porque no supiste cómo pedirlo, bien porque «temiste» recibirlo de vuelta.
  15. Hoy decido no tomarme tan en serio y sonrío a todos. En la medida en que aceptes que todo pensamiento es una opinión, podrás reformularlo. Pregúntate: «¿Es esto lo que en realidad deseo?». Y vuelve a elegir. A ese nivel, eres invulnerable y atraes el apoyo del cosmos entero: lo que aceptas se resuelve; pero si te resistes, persiste. Tu invulnerabilidad consiste en sostener la consciencia de que nadie puede hacerte nada, ningún daño es posible, a menos que tú mismo te lo hagas. ¿Qué sucedería con tus preocupaciones si no las avivases en la mente? Hazte esta pregunta: «¿alguien va a acordarse de esto dentro de un tiempo?».
  16. El amor envuelve todo lo que veo en el mundo. Al visualizar se anticipa en la mente un resultado con muchas posibilidades de hacerse real. Crea un pronóstico, una auto profecía cumplida, un ensayo del éxito en la mente…Cambiar tus sueños del mundo puede hacerte sentir confundido por el deseo de saber qué es real y qué no lo es. Bien, lo que te acerca a la paz interior te acerca a tu verdad. Así de simple. Pide un instante sin limitaciones mediante el cual te liberes de la imagen que has ideado de tus dificultades. Esta petición de ver te concede el don de la claridad pues antes de que tus ojos sintieran el deseo de abrirse al amor, el amor ya estaba aguardando mostrarse a tus ojos. No existen excepciones en el amor. La «sonrisa interior» es una técnica de visualización mediante la cual sonríes a cada parte de tu cuerpo para de transmitirle el poder del amor. Puedes extender el poder de la visión interior a personas y situaciones como una bendición en agradecimiento por haber tocado tu vida de algún modo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s