El poder de la Alegría

Publicado por: Biblioterapeuta 11/mayo/2020 Del Libro “El Poder de la Alegría” de Raimon Sansó

https://biblioterapeuta.wordpress.com/2020/05/11/el-poder-de-la-alegria/#more-5509

A menudo, nos hallamos tan ocupados en contrastar con otros lo aprendido, que nos olvidamos de llevarlo a la práctica, sin caer en la cuenta de que lo valioso de cualquier creencia es si nos apoya y nos hace sentir en paz. Vivimos en la era de la información mas no del conocimiento. Pasar de la actitud de contrastar a la actitud de experimentar establece una gran diferencia y produce cambios poderosos.

Tu realidad no cambiará si antes no cambias tú. Así es como funciona. La vida no tiene que demostrarte nada, no necesita hacer tratos, no precisa la aprobación para ser lo que es. Recuerda que siempre se te presenta la misma elección: amor o temor. De hecho, ésta es la única decisión posible que debes tomar aunque a menudo venga disfrazada bajo otra apariencia. Cuando no te hallas en paz es porque previamente, en tu pensamiento, la sustituiste por el temor. Observa los sentimientos que elijes poner en tu corazón y los pensamientos a los que entregas la atención de tu mente. Esto comporta un nivel de responsabilidad que va a precisar de una gran disciplina y constancia.

La paz interior es el resultado de una actitud interior y no de unas circunstancias exteriores favorables. No le eches la culpa de todo al mundo, a la mala suerte, a los demás, cuando no a Dios. Nuestra gran tarea consiste en reconocernos y poner nuestra vida en sintonía.

Es al alinear cada una de mis intenciones con mi propósito vital, cuando recibo la perfecta, eficaz e inteligente colaboración del Universo en la organización de los medios para convertir en realidades mis sueños. Reconozco que la vida continuamente me apoya y, a la vez, me pone a prueba. Y en cada ocasión me complace elegir el amor. Y como respuesta, es amor lo que recibo. También he de decirte que éste no es un libro para ayudar a resolver problemas pues no existe ningún problema, salvo la creencia de que tus problemas son reales. Cambiar el concepto de lo que entiendes por «problema» es tu única dificultad.

  1. Traslado la vibración de mi pensamiento a todas mis experiencias. En nuestra mente diseñamos los planos por donde van a transcurrir las próximas experiencias. Para que algo se manifieste antes tiene que «pasar» por el pensamiento ya que la «solidificación» del pensamiento requiere de tiempo y energía. ¿Qué pensé con anterioridad para que mi vida sea lo que es hoy?
  2. Los pequeños cambios son poderosos. Lleva a cabo pequeños cambios sostenidos en el tiempo y obtendrás resultados extraordinarios. La disciplina y el compromiso conducen a transformaciones definitivas. Por ejemplo, cambia el vocabulario que utilizas a diario, «háblate» de modo creativo, y cambiará en consecuencia la vibración de tus pensamientos y todo lo que éstos atraen. Eleva la calidad de las palabras que utilizas cuando te «hablas» en tu mente y ascenderás a una realidad acorde.
  3. Ahora decido practicar el desapego. Disfruta de las cosas, o de la compañía de las personas, eso es tu bendición; pero si te atas a ellas, te conviertes en su sirviente. Ya no hay placer, hay dependencia. De hecho, la elección que se te plantea, una y otra vez, es bien clara: vínculo o independencia. El modo de desprenderse de los apegos, no es la amarga renuncia pues eso crearía un nuevo apego pero de signo contrario, sino viéndolos como lo que son: programaciones de la mente dependiente y ansiosa. ¿Por cuántas cosas y cuántas personas te sientes atado o poseído?
  4. Aunque a veces no me sienta feliz siempre puedo sentirme en paz. Las personas satisfechas viven con intensidad el momento presente, les agrada ser quienes son y lo que hacen. Para ellas, las pequeñas dificultades diarias nunca eclipsan el sentimiento de dicha que supone estar aquí y ahora. Si te sientes preocupado y agitado significa que sufres un «empacho de futuro». Si, por el contrario, te sientes culpable, deprimido, lleno de rencor significa que sufres un «empacho de pasado». En ambos casos vives ausente del momento presente, el único en el que puedes hallar la paz interior. Practica la independencia interior, la aceptación de lo que es, y la no resistencia a lo que la vida te ofrece en cada momento. Y, paradójicamente, todo lo obtendrás.
  5. Las buenas preguntas me ayudan a despertar. Las preguntas son poderosas, te sacuden, actúan como un despertador… Tal vez te incomoden pero ¿cómo podrías desear obtener respuestas si antes no formulaste una pregunta? Acostúmbrate a trabajar con preguntas y a hacerlas «flotar»; es decir, a sostenerlas en tu campo vibratorio personal. Atraerás una respuesta inspirada cuándo y donde menos lo esperes. Tanto es así que las llamarás «casualidades». También es posible que te parezcan demasiado simples como para tener algún sentido dentro de tu complejo problema.
  6. Nunca fracaso, obtengo resultados mejorables. El ser que eres no puede adherirse a una interpretación de separación: correcto e incorrecto, bueno o malo, error o acierto… sin malentenderse. Cuando entregues tu disminuida percepción a lo perfecto, podrás llamarla conocimiento; a ese nivel, el error no se contempla pues nunca ha existido. Cada «resultado» lleva adherida una oportunidad de transformación. No necesitas no equivocarte nunca más, pero sí aprender a corregirte cada vez que eso ocurra.
  7. Siempre puedo elegir ver las cosas de otro modo. No te quejes de lo que ves, pregúntate por qué decidiste verlo alguna vez y después elige no verlo. Influyes en tu entorno no planteando exigencias, sino manteniendo tu independencia de él. Cada vez que te sientas en conflicto, considera qué elección equivocada te condujo a la agitación. No le eches la culpa al mundo, ni a los otros, por no elegir experimentar la paz. Mantener una visión inadecuada significa un retraso en el proceso de aprendizaje; pues tarde o temprano, volverá a plantearse la misma situación bajo una apariencia distinta hasta que sea vista bajo la mirada del amor.
  8. Hoy me siento alegre por todo y por nada. Las experiencias han sido ajustadas por nuestras expectativas, de modo que aun siendo irreales parecen convincentemente reales. En esto consiste el juego de las ilusiones. Pero en la naturaleza no existe la tristeza, así que ésta debe tratarse de una confusión de la mente humana. Estamos tan obsesionados en construir una vida «perfecta» que nos olvidamos de si será capaz de proporcionarnos paz. No te lamentes porque no has encontrado la felicidad después de infructuosos trabajos; más bien reconoce que has buscado donde no estaba o que has malentendido su significado.
  9. Extiendo la paz y la alegría a todo lo que me concierne. Si deseas la paz, compártela como un medio de extenderla. Lleva la paz allí donde estés hasta que envuelva todos tus problemas. Nunca antes como ahora tuvimos a nuestra disposición tantas oportunidades para evolucionar espiritualmente. Cada vez más personas abren su conciencia y eso tiene su reflejo en la conciencia compartida que incorpora cada minúsculo progreso individual al grupal.
  10. Mis preocupaciones son un autoataque encubierto. ¿Sucedieron realmente aquellas cosas que te preocuparon? La gran mayoría de las veces, no. Prueba a formularte esta sencilla pregunta: «¿Alguien va a acordarse de esto en unas pocas semanas?». Si nadie va a hacerlo, adelántate el trabajo de olvidarlo. Resulta asombroso descubrir cuánto tiempo le dedicamos a los problemas, no para darles una solución, sino para recrear el conflicto una y otra vez. Identifica tus preocupaciones, obsérvalas con distancia, comprenderás que no son en absoluto «tú». Son más bien el filtro mental con el que eliges ver tus experiencias. Es inevitable experimentar situaciones que nos desagradan, pero también es cierto que tenemos la opción de reinterpretarlas de un modo distinto. Desde luego, no es posible sentirse feliz bajo ciertas circunstancias, pero sin duda siempre podemos mantener la paz interior.
  11. Ante todo, elijo aplicar el perdón con alegría. La culpa es la estratagema preferida del ego. El dolor del pasado, y el uso que el ego hace de él, es el arma que tú pusiste en sus manos para castigarte. Tú puedes establecer la voluntad de perdonar pero no el modo de hacerlo, el cual se te mostrará en su momento y con toda claridad para que el perdón sea completo. A ti que te cuesta perdonar, póntelo fácil y exprésalo al revés: «me perdono a mí mismo por los defectos que creo ver en los demás». Tal vez así, te será más sencillo; aunque no hay ninguna diferencia entre ambos puntos de vista.
  12. La risa despreocupada sana mi alma y mi cuerpo. Ciertos estudios indican que cuanto mayor es su intensidad, mayor es el número de músculos involucrados y, por tanto, mayor la relajación que sigue. La risa desencadena una serie de reacciones químicas en el cuerpo por las cuales el sistema inmunológico, el muscular y el cardiovascular se refuerzan. Está comprobado que una sesión de risa elimina tantas calorías como una sesión completa de ejercicio físico. Reír limpia los pulmones al oxigenarlos y comunica algo importante al subconsciente: se le está «diciendo» de algún modo que todo está bien, que uno se halla satisfecho.
  13. Cuando sonrío manifiesto un milagro. Cuando alguien te sonríe, la relación personal se vuelve más estrecha, se transforma y asciende a un nuevo nivel. Una sonrisa es la llave que abre más corazones. La sonrisa es un lenguaje universal cuyo mensaje entienden todos. Comunica muchas más cosas de lo que es posible con las palabras. Una sonrisa obtiene una respuesta silenciosa que todo el mundo entiende: otra sonrisa. Los milagros son acontecimientos insignificantes que proporcionan resultados espectaculares en un mundo sin limitaciones. Una sonrisa, de acuerdo con esta definición, es un milagro porque aproxima dos corazones.
  14. Cuanto más amor doy, más amor recibo. Al entregar amor, das aquello que costando tan poco, es de más valor en el Universo. Así como el acto de dar iguala a quien recibe, entonces dar y recibir adquieren el mismo significado. En realidad, no estás dando nada que no recibas tú en ese preciso momento. La pretensión de conseguir del otro lo que creemos que nos falta, nos convierte en mendigos de amor; y nos conduce a la decepción una y otra vez. Aquello que niegas al mundo es de lo que carecerás tú mismo; porque al privar en tu mente a los demás te lo niegas a ti también. Debes saber que, sea lo que sea lo que eches de menos, es precisamente lo que tú no has dado con anterioridad lo que te falta; bien porque no supiste cómo pedirlo, bien porque «temiste» recibirlo de vuelta.
  15. Hoy decido no tomarme tan en serio y sonrío a todos. En la medida en que aceptes que todo pensamiento es una opinión, podrás reformularlo. Pregúntate: «¿Es esto lo que en realidad deseo?». Y vuelve a elegir. A ese nivel, eres invulnerable y atraes el apoyo del cosmos entero: lo que aceptas se resuelve; pero si te resistes, persiste. Tu invulnerabilidad consiste en sostener la consciencia de que nadie puede hacerte nada, ningún daño es posible, a menos que tú mismo te lo hagas. ¿Qué sucedería con tus preocupaciones si no las avivases en la mente? Hazte esta pregunta: «¿alguien va a acordarse de esto dentro de un tiempo?».
  16. El amor envuelve todo lo que veo en el mundo. Al visualizar se anticipa en la mente un resultado con muchas posibilidades de hacerse real. Crea un pronóstico, una auto profecía cumplida, un ensayo del éxito en la mente…Cambiar tus sueños del mundo puede hacerte sentir confundido por el deseo de saber qué es real y qué no lo es. Bien, lo que te acerca a la paz interior te acerca a tu verdad. Así de simple. Pide un instante sin limitaciones mediante el cual te liberes de la imagen que has ideado de tus dificultades. Esta petición de ver te concede el don de la claridad pues antes de que tus ojos sintieran el deseo de abrirse al amor, el amor ya estaba aguardando mostrarse a tus ojos. No existen excepciones en el amor. La «sonrisa interior» es una técnica de visualización mediante la cual sonríes a cada parte de tu cuerpo para de transmitirle el poder del amor. Puedes extender el poder de la visión interior a personas y situaciones como una bendición en agradecimiento por haber tocado tu vida de algún modo.

Te invito a ser feliz

Hemos retomado con entusiasmo el que nuestro compartir desde este espacio, el primero que elegimos para hablar y publicar sobre la felicidad, vuelva a tener un nuevo artículo semanalmente, sea nuestro o compartido de otro/a autor/a que nos refleje algo que este en nuestra vibra sobre el tema. El link es de una profesional Dominicana, Suz Amaro, a quien seguimos y de quien compartimos algunas miradas del tema:

http://vivesmart.com/te-invito-a-ser-feliz-suz-tip-62/?inf_contact_key=72135f886e987a3dc2f3d5b65acbfa75a031bf74faf693bfb928bd4c2f3ae4ca

Aquí tienen el artículo original:  

Tenemos la sensación de que ser feliz es el resultado de una serie de buenos resultados en nuestra vida.

En el camino de construir nuestra mejor versión en Vivesmart reflexionamos de forma constante sobre diferentes temas de la vida, la felicidad es uno de los que más nos apasionan. Descubrir que es para nosotros el ser feliz impacta nuestros resultados, algunos la definen en base a logros y momentos que los llenan de emoción.

Te proponemos 3 puntos clave para ser feliz:

  • Elegir serlo: Eres quien elige ser feliz y nadie más lo puede hacer por ti.
  • Proyecto diario: Cada día de tu vida proponte ser feliz, motívate en que puedes lograr más, despierta pensando y actuando en felicidad,
  • Conviértete en un aprendiz: Lee, investiga y descubre nuevas formas de ser feliz en cada momento.

Disfruta del ahora, es tu mejor momento y la oportunidad de ser quien en verdad deseas, la felicidad más grande está en nuestras pasiones. Que son la clave para poder disfrutar el camino mientras construyes tu camino productivo. Hoy es el día de perfecto para enviar un mensaje de agradecimiento, una postal, correo o llamada a esa persona que te llena de felicidad. Al final recibimos del mundo lo que le damos cada día.

Sólo TÚ puedes tomar esa decisión de ser feliz todos los días de tu vida.

DESPERTANDO DE LA HIPNOSIS, SOMOS FELICES

Los meses de enero y febrero, cada año, representa para muchos el inicio de un nuevo lapso en sus vidas, es el momento donde renovamos compromisos, revisamos nuestros sueños y nos proponemos nuevas metas u objetivos que alcanzar, nos sirve de punto de partida, para de forma renovada, emprender acciones o disponernos a finalizar aquello que quedó pendiente del año anterior.

Mi invitación es aprovechar el alto, para despertar, para hacernos conscientes, que la realidad es aquella que nosotros mismos vamos día a día construyendo, co-creando, que poco o nada tiene que ver con los eventos o circunstancias que nos rodean o con lo que otros piensan o dicen. Es una oportunidad para hacernos conscientes del Ser maravilloso y perfecto que ya somos y qué nuestra experiencia humana, es sólo una dimensión en la que nos movemos durante un periodo acotado, que la realidad es la forma en la que decidimos vivir y ver las experiencias que nos rodean y que de alguna forma co-creamos porque somos fuente infinita, somos uno y parte con el universo.

Cuando nos hacemos conscientes del Ser que realmente somos, nos descubrimos, no sólo como protagonista de nuestra realidad, sino al mismo tiempo, como al autor, escritor y director de forma simultánea de eso que llamamos experiencia humana. Descubrimos que son nuestras propias creencias y miedos, las razones que estamos esgrimiendo para limitarnos y/o pretender tener control de lo que a nuestro alrededor sucede y de lo que sentimos con respecto a eso. Vivimos hipnotizados por nuestros temores, por el cúmulo de creencias que vamos adquiriendo y con las cuales nos vamos separando del Ser que somos, de la esencia que nos constituye y que hemos dejado de percibirnos en la multidimensionalidad que tenemos para experimentarnos, limitando nuestra vida a sólo una experiencia unidimensional, viéndonos separados y aislados del universo.

Es esta una nueva posibilidad, para abandonarnos a nuestros instintos, a percibirnos en todas las dimensiones que nos es dado experimentar cada acontecimiento, de descargarnos de nuestros prejuicios y a apreciarnos en todo el valor y dimensión que Somos. A darnos el permiso de explorar, de accionar sin tener que darle juicios de valor a nuestras acciones, sin son buenas o malas, si son aciertos o errores, si representan éxitos o fracasos, porque todo eso sólo existe en nuestra mente, que es tan sólo una de las dimensiones en las que nos experimentamos y nos relacionamos con todo lo que nos rodea, porque al mismo tiempo somos eso y somos parte.

Es una nueva posibilidad de descubrir nuestra armonía y las verdades que nos constituyen en esencia, eso nos conduce dentro de nuestro propio proceso de despertar, de expandir las dimensiones en las que vamos descubriendo las ilimitadas posibilidades que somos y tenemos para vivir con plenitud, paz y felicidad este acotado tiempo de nuestra experiencia humana. Feliz Ahora para todos….

Félix R. Sánchez R.

www.felizsofia.com

15 hábitos para ser feliz

Este articulo publicada en el Blog de la página web del Método Silva de Vida me pareció interesante compartirlo con los seguidores de felizsofia, si bien saben que no alimentamos la creencia de que hay una receta única y tipo microhondas, que estamos convencidos de que vivir felices es posible para todos y es una decisión consciente, que experimentarla es parte los procesos particulares de expansión de consciencia de cada uno, así como del descubrimiento y aceptación que somos SERES espirituales viviendo una experiencia humana. Estos hábitos que se formán a partir del ejercicio diario (no menos de 21 días) de una experiencia, son un excelente apoyo.

Si deseean visitar la página y leer el artículo allí a quí tienen el link, sino les trasncribimos toco el articulo, feliz ahora para todos..

15 hábitos para ser feliz

Todos deseamos la felicidad, la buscamos incesantemente, como si fuera algo ajeno a nosotros y, al no encontrarla, nos lamentamos de nuestra suerte.

Error. La felicidad no es algo externo, sino como dijo Elbert Hubbard, es un hábito y como tal, no hay que buscarla, sino cultivarla.

En este post te ofrecemos 15  hábitos para ser feliz y mejorar tu estado de ánimo

Cultívalas y pronto de darás cuenta de que a pesar de los traspiés de la vida, seguirás siendo un persona feliz.

1. Valora la vida.

Alguna vez te has parado a calcular las probabilidades de tu propia existencia: son ínfimas.

Así que seamos agradecidos. Disfrutemos de cada amanecer y enfrentémonos al día como lo hacen los niños: con mirada ilusionada por las cosas nuevas que vamos a descubrir.

2. Elige a tus amigos.

Rodéate de personas buenas, de personas optimistas y enamoradas de la vida. De este modo os contagiareis mutuamente la felicidad. Además, estarás seguro de tener una fuente de apoyo cada vez que lo necesites.

3. Sé fuente de alegría.

Trata de llenar de luz el día de cada persona que encuentres en tu camino. Ayuda sin controlar y sin intentar cambiar al otro. Sólo como mero acto de generosidad. El respeto y la amabilidad son fieles compañeros de la felicidad verdadera.

4. Aprende, aprende y aprende.

Mantente al día de las cosas que te gustan. Aprender no es cosa de niños, es la señal de una mente juvenil sin importar la edad del cuerpo.

El aprendizaje te abrirá nuevos horizontes y te llevará por caminos que jamás habrías imaginado. ¿Te atreves?

5. Se creativo.

Cada problema al que te enfrentes, no es más que una oportunidad para desarrollar tu creatividad.

No caigas en la autocompasión, mira lo que te preocupa cara a cara y deja volar tu imaginación confiando en tus instintos. Así seguro que pasarás a un siguiente nivel.

6. Haz lo que amas.

Se calcula que e 80% de las personas tienen trabajos que detestan. Haz lo posible por no formar parte de esta estadística y si sientes que no puedes abandonar lo que haces por cualquier motivo, no te deprimas.

Busca tiempo, el que tengas (un día a la semana o cinco minutos), para hacer lo que te gusta. Verás que un nuevo optimismo embriaga tus días.

7. Disfruta.

La depresión es un exceso de pasado y la ansiedad de futuro. En el presente es donde se haya la felicidad, así que vive y sobre todo, disfrútalo.

8. Ríe.

Sonreírle a la vida y reírse de sí mismo es la mejor forma de tomarse las cosas con la seriedad que se merecen. Ya lo decía Nietzsche: “La madurez del hombre es haber reencontrado la seriedad con la que jugaba cuando niño”.

9. Perdona.

El rencor es un sentimiento caníbal. Perdona a los demás y aprende a perdonarte a ti mismo.

10. Sé honesto y mantén tu palabra.

La honestidad es la mejor política para tratar a los demás y a ti mismo con respeto.

11. Medita.

La meditación te permite adentrarte en capas cada vez más profundas de ti mismo, conocerte mejor y activar tu cerebro a un nivel muy especial. Encuentra que tipo de meditación te gusta y practícalo todos los días.

12. No te metas en asuntos ajenos.

No dejes que te adentren en el oscuro mundo de la crítica y el cotilleo. No juzgues, todo el mundo, incluido tú, tiene derecho a vivir su vida como quiera.

13. Se optimista, persistente y proactivo.

Decide que batallas quieres y puedes luchar (las personas felices saben donde están sus límites) y pelea. Lucha con fuerzas, optimismo y sé persistente. De este modo lograrás confiar en ti mismo y obtener lo que te propongas.

14. Cuídate.

En toda tu vida, sólo tendrás un compañero seguro: tú. Mímate, quiérete y oblígate a mantener tanto tu cuerpo como tu mente activos.

15. Y por último, responsabilízate.

Si algo nos enseñan estos hábitos es que nadie excepto tú, es responsable de tu propia felicidad. Así que no te dejes caer en la autocompasión y arriésgate a ser feliz desarrollando estas estrategias día tras día.

Seguro que cada una vendrá acompañada de una gran sonrisa. ¿Te gustaría compartirla?

5 PASOS PARA HACER TUS SUEÑOS REALIDAD

https://choprameditacion.com/article/35-5_pasos_para_hacer_tus_suenos_realidad?utm_source=Newsletter&utm_medium=Email&utm_content=Spanish%20Newsletter%20151211&utm_campaign=December

por: Deepak Chopra, M.D.

La realización de todos tus sueños comienza con la intención y el deseo. Nuestro destino proviene básicamente del nivel más profundo de deseo y también del nivel más profundo de intención. Los dos están unidos indisolublemente. La Ley espiritual de la intención y el deseo establece cinco pasos para cultivar y lograr tus intenciones con gracia y facilidad.

¿Cuáles son tus sueños y deseos más profundos?  ¿Qué es eso que de verdad anhelas? Tal vez estés buscando la oportunidad de viajar o quieres tener un hijo. Quizá tu corazón ansía tener una relación de pareja o la posibilidad de expresar tu creatividad. Tal vez estés soñando con cambiar de carrera y crear más abundancia material en tu vida. O posiblemente sólo desees tomar una larga siesta.

La realización de todos tus sueños comienza con la intención y el deseo. Hace miles de años, los sabios de la India nos explicaron que nuestro destino está moldeado en última instancia por nuestras más profundas intenciones y deseos. Es así como dicta un pasaje del texto védico conocido como los Upanishads: “Tú eres lo que es el profundo deseo que te impulsa. Tal como es tu deseo es tu voluntad. Tal como es tu voluntad son tus actos. Tal como son tus actos es tu destino.”

Nuestro destino proviene básicamente del nivel más profundo de deseo y también del nivel más profundo de intención. Los dos están unidos indisolublemente. Una intención es un impulso dirigido de la conciencia que contiene la semilla de lo que te propones crear. Al igual que las semillas reales, tus intenciones pueden crecer si no te rindes. Sólo cuando liberas tus intenciones en las fértiles profundidades de la conciencia, éstas pueden crecer y florecer. La Ley espiritual de la intención y el deseo establece cinco pasos para cultivar y lograr tus intenciones con gracia y facilidad.

 

Paso 1: Que tus intenciones y deseos sean claros

Es más probable que tu sueño se haga realidad si primero lo ves con claridad en tu mente.

¿Qué satisfaría tus necesidades en su nivel más profundo? ¿Qué le permitiría a tu alma completar su destino? Desarrolla una clara visión de lo que quieres y sé específico con tus intenciones para que el universo tenga una estructura clara para trabajar. Por otra parte, no quieres quedarte tan atrapado en tu visión que te pierdas la respuesta diferente y más maravillosa que pueda presentarse. Aunque es importante no apegarse a ningún resultado específico, es esencial formular una intención que no sea ambigua.

Es mejor escribir tus intenciones en un lenguaje positivo que en términos de lo que no quieres, porque la parte importante de formular la intención es generar un campo de consciencia que se sienta espiritualmente completo, pleno, y satisfecho. Ese estado organizará naturalmente los medios a través de los cuales se manifestará aquello que necesites. Si estás generando un campo de carencias, preocupación, y miedo, entonces eso es lo que atraerás y manifestarás. Es por eso que si queremos paz nos volvemos paz; si queremos amor, nos volvemos amor en nuestro interior. Si queremos abundancia o salud, nos ponemos en contacto con y nos convertimos en el aspecto atemporal de nosotros que es pleno por naturaleza, al que no le falta nada.

Mientras reflexionas sobre tus sueños, busca claridad en cuanto a lo que eres y lo que en verdad te haría feliz. Deja a un lado ideas externas de éxito, todo aquello que es un símbolo de estatus, dinero, posesiones, y conexiones sociales.

Por cada intención, hazte dos preguntas: 1.) “¿Cómo me ayudará esta intención?” y 2.) “¿Cómo ayudará a todos aquellos con los que entre en contacto?” Si la respuesta a ambas preguntas puede condensarse en felicidad y plenitud verdadera, entonces estás en el camino correcto.

Paso 2: Establécete en un estado de conciencia en calma

La mayoría del tiempo, nuestra mente está atrapada en pensamientos, emociones, y memorias; es fácil caer en la trampa de los miedos y exigencias de nuestro ego. Más allá de este ruidoso diálogo interno hay un estado de conciencia pura al que algunas veces se hace referencia como “el espacio”. Este es el campo de potencialidad pura, que da lugar a todo lo que se manifiesta en nuestro universo físico. Es importante pasar tiempo todos los días aquietando la mente y conectando con la conciencia atemporal y la paz que es nuestra naturaleza esencial.

Una de las formas más poderosas de entrar a este espacio de conciencia expandida es a través de la práctica habitual de la meditación. En la meditación experimentamos nuestro verdadero yo, que es conciencia pura, potencialidad pura, y ser puro. Cuando nos hemos enraizado en la experiencia de la potencialidad pura, nuestras intenciones pueden manifestarse espontáneamente. La meditación nos lleva más allá de la mente del ego hacia el silencio y la quietud de la conciencia pura. Éste es el estado ideal en el que plantamos nuestras semillas de intención.

Paso 3: Libera tus intenciones y deseos

A través de la práctica de la meditación en silencio establecemos un profundo nivel de referencia de la conciencia desde el cual se pueden manifestar las intenciones. Primero nos establecemos en un estado de quietud de conciencia simple, y después poco a poco vamos incorporando nuestra intención, dejando que caiga en el silencio de la conciencia pura. Podemos visualizar nuestra intención, repetirla en silencio para nuestros adentros, o sentirla en nuestro cuerpo, y después la dejamos ir, y así plantamos nuestra semilla de intención en el campo infinito de todas las posibilidades.

Paso 4: Desapégate del resultado

Este paso nos pide que renunciemos a nuestro apego a un resultado específico y vivamos en la sabiduría de la incertidumbre. El apego se basa en el miedo y la inseguridad, en tanto que el desapego se basa en la creer sin reservas en el poder de nuestro verdadero yo. Ten la intención de que todo funcionará como debería hacerlo, y después déjate llevar y permite que las oportunidades y comienzos vengan hacia ti.

La intención es mucho más poderosa cuando viene de un lugar de satisfacción que de una sensación de carencia o necesidad. Manténte centrado y trata de no permitir que las dudas o las críticas de otras personas influyan en ti. Tu yo superior sabe que a pesar de que parezca lo contrario, todo está bien y estará bien, incluso aunque no sepas cuándo ni qué sucederá.

Ten en mente que a veces no es posible dejar ir todo a la vez. Este es un camino de muchos pasos pequeños, un proceso en el que reemplazas reacciones automáticas por mayor conciencia. Sé amable contigo y da un paso a la vez.

Paso 5: Deja que el universo se encargue de los detalles

Tus intenciones centradas ponen en movimiento el infinito poder organizador del universo. Confía en ese infinito poder organizador para ocurra la plena realización de tus deseos. No escuches la voz que dice que tienes que estar a cargo, esa vigilancia obsesiva es la única forma de hacer las cosas. A nivel del espíritu, todo se desarrolla siempre a la perfección. Tal vez no comprendas el panorama general, pero está claro que hay un gran diseño. Estás incluido en ese diseño, y no hay necesidad de luchar ni de tratar de forzar que las situaciones vayan hacia ti.

Al desapegarte, pones fin a la lucha, te liberas del miedo y de la duda y eliminas los obstáculos que ha creado tu ego. El resultado que con tanto afán tratas de forzar puede no ser tan bueno para ti como el que llega naturalmente. Esto no quiere decir que seas pasivo. Sentirás más energía y mayores posibilidades de las que sientes cuando piensas que tienes que lograr todo por ti mismo. Simplemente lleva a cabo las acciones que sabes que debes llevar a cabo mientras te mantienes abierto a las oportunidades, pistas, y sincronicidades que se desarrollan a tu alrededor. Has liberado tus intenciones en el terreno fértil de la potencialidad pura, y florecerán cuando sea el momento correcto.

 

Ejercicio: Centra tus intenciones

Si no estás seguro de lo que quieres, este ejercicio te ayudará a explorar tus deseos y a encontrar claridad, permitiéndote establecer más intenciones poderosas.

Comienza por considerar los siguientes aspectos de tu vida y escribe todo lo que te gustaría experimentar o crear en cada área. Escribir (o dibujar, hacer una lista, o buscar otra manera de darle forma a tus pensamientos) es un poderoso primer paso para tener claridad sobre aquello que en verdad quieres.

Sé tan específico como sea posible y no te limites. Deja ir todos los pensamientos de lo que “deberías” querer. Tu corazón sabe tus deseos más profundos, así que date tiempo para meditar, encontrar la quietud, y conectar con la voz auténtica de tu verdadero yo.

Abundancia material: ¿Qué quieres a nivel material? ¿Tener tu propia casa? ¿Estar libre de deudas con un flujo abundante de ingresos? ¿Un nuevo guardarropa? Ten en cuenta tus deseos de gratificación sensorial: sonido, tacto, vista, gusto, y olfato. ¿Quieres vivir rodeado de un hermoso paisaje? ¿Te gustaría darte un masaje con mayor frecuencia? ¿Te gustaría disfrutar más alimentos recién preparados?

Relaciones: Escribe todo lo que deseas para tus relaciones, ya se trate de: pareja, amigos, hijos, padres, compañeros de trabajo, y cualquier otra persona en tu vida. ¿Qué te gustaría experimentar en esas relaciones? ¿Más comunicación consciente? ¿Una gratitud más profunda? ¿Pasar más tiempo juntos?

Despertar espiritual: ¿Qué nutriría tu corazón y tu alma? ¿Quieres ir a un retiro de meditación? ¿Comenzar a escribir un diario? Tal vez sientas el anhelo de explorar un camino espiritual en particular o pasar tiempo leyendo literatura que te inspire o poesía. Escribe todas las intenciones espirituales que tengas para ti.

Crecimiento personal: ¿Qué áreas de tu vida te gustaría nutrir? ¿Quieres un reto intelectual como estudiar un nuevo idioma o aprender un nuevo programa de computación? ¿Te gustaría tener más tiempo para jugar o desarrollar un pasatiempo? Escribe lo que en verdad deseas.

Comunidad: ¿Cómo quieres contribuir con tu vecindario, país, o con el mundo? Considera cómo usarías tus talentos únicos para servir a los demás. Haz una lista de todo lo que te gustaría que se manifestara en tu vida en comunidad.

Salud y bienestar: ¿Cuáles son tus metas de salud? ¿Quieres aprender a meditar? ¿Hacer ejercicio con regularidad? ¿Dormir más? ¿Estás listo para dejar ir el dolor emocional del pasado? Escribe tu deseo de bienestar físico, mental y emocional.

Lleva esta lista contigo y léela una o dos veces al día, así como antes de meditar.

Acerca del Autor

Deepak Chopra, M.D.

Deepak Chopra, M.D., F.A.C.P. Fundador del Chopra Center for Wellbeing y la Chopra Foundation, es un reconocido pionero mundial de la medicina integrativa y la transformación mundial y personal. Está certificado en Medicina Interna y Endocrinología y Metabolismo. Es miembro del American College of Physicians, y de la American Association of Clinical Endocrinologists. Chopra es autor de más de ochenta libros y ensayos publicados en más de cuarenta y tres idiomas, entre los cuales veinte han sido declarados bestsellers por el New York Times. La revista Time lo ha descrito como “uno de los 100 héroes e íconos más importantes del siglo”. Las encuestas globales en línea de The World Post y The Huffington Post posicionaron al Dr. Chopra como el pensador influyente número #40 y #1, respectivamente.

LA FELICIDAD TIENE UN SOLO ESPACIO PARA MANIFESTARSE: AHORA, EL PRESENTE

 

Adormecidos por nuestras creencias, miedos y el esfuerzo de nuestro ego por mantenerse al control de lo que llamamos realidad, hemos olvidado que los eventos sólo son posibles en el Ahora, en el Presente, lo que sucede en el futuro o sucedió en el pasado, sólo existe en nuestra mente, son pensamientos, no es parte de ese presente continuo que es la suma de los Ahora que estamos viviendo.

Pero ese espacio de tiempo presente es efímero, como todos sabemos, porque deja de ser presente a cada milésima de segundo. No obstante, si nos focalizamos en ese presente actual y en continuo flujo y transformación, nos daremos cuenta que podemos experimentar ese CONTINUO PRESENTE que se manifiesta en el enlazado de cada ahora, con el siguiente ahora y siguiente ahora… Y así veremos que no sólo podemos experimentarlo, sino que incluso, aunque sea al principio, por breves espacios de tiempo, podemos reinstalarnos en ese CONTINUO PRESENTE, que no es otro que el espacio natural de tiempo donde vivíamos y disfrutábamos cuando niños, así como lo hace el resto de seres vivos de este nuestro planeta, que como iniciamos este artículo, nuestra posibilidad  de vivirlo se durmió en nosotros cubierto de temores, creencias y el deseo de tener control sobre lo que sucede, de nuestra mente.

Cuando redescubrimos nuestra consciencia del presente y despertamos para estar en presencia y vivir en cada ahora, estamos descubriendo que siempre hemos estado a una decisión de vivirnos en Felicidad.

La Felicidad es ese estado de Consciencia donde estamos en presencia de Paz, Plenitud y Armonía. Donde nos sabemos siendo el verdadero SER que SOMOS. Donde es posible experimentar el dolor o la alegría sin que eso implique el renunciar a esa Paz, Plenitud y Pasión que no es propia, porque somos su fuente.

El estar en Presencia y Conscientes es la puerta abierta a la felicidad y no es posible estar en Presencia y Conscientes en el pasado, ni en el futuro. Así que, si nuestras creencias y nuestra mente nos invitan a pensar que éramos felices y ahora no lo somos o que seremos felices en el futuro porque ahora no lo somos, estamos tomando la decisión AHORA de no estar en Presencia y Conscientes, de esta forma cerrando la puerta a experimentarnos en felicidad, olvidando por completo que sentirla, en esta dimensión humana, sólo es posible en el presente, ahora.

El proceso, visto desde otro ángulo, es muy sencillo: Para ser felices debemos ser nosotros mismos y ante el mundo tal y como somos de verdad. Pero, para vivir tal y como somos, primero debemos saber quiénes somos, es decir, debemos reencontrarnos, ya que seguramente hemos vivido adormecidos, hipnotizados durante muchos años. Y solo hay una puerta que nos permite reencontrarnos con nosotros mismos: nuestra alma, espíritu o consciencia, allí donde habita nuestro Yo Verdadero. Pero para abrir la puerta del espíritu tan sólo existe una llave, la cual está formada por dos partes indivisibles: Presencia y Conciencia, y ambas se manifiestan en el ahora, en el presente continuo, es allí donde estamos viviendo felices.

Félix Sánchez

www.felizsofia.com

@felizsofiaahora