¡Ponle felicidad a tu día con estos 4 pasos!

Cada vez que descubro un artículo que de alguna forma me refleja parte de lo que comparto con ustedes lo comparto. No alimento la creencia de que hay formulas o recetas para lograr la felicidad, pero tampoco niego que hay acciones que siempre colaboran que encontremos nuestra armonía y por enden nuestra decisión de Vivir y SER felices sea parte permamente de nuestra experiencia humana, recordando que SOMOS seres espirituales.

Lee el articulo original

pasos para la felicidad

“Estudios científicos muestran que cuando la gente está más feliz es más productiva, más colaborativa y más creativa. La gente más feliz son los primeros candidatos para ser exitosos”, dice el Dr. Matt Killingsworth, psicólogo y científico creador de www.trackyourhappiness.org y estudioso de la relación entre felicidad y éxito.

Ahora te preguntarás, entre tantas responsabilidades y problemas ¿cómo podemos hacer para alcanzar la felicidad? En Inspirulina siempre te ofrecemos nuevas herramientas para trabajar en tu bienestar emocional, pero también queremos aprovechar hoy para recordarte que la felicidad está en los pequeños detalles y en algunos cambios de hábito que te harán sentir mejor.

Es por ello que te enumeramos estos 4 pasos para encontrar la felicidad cada día que comparten en la revista Parade:

  1. Escribe cada día alguna cosa por la que te sientas agradecido: En tu recuento intenta ir más allá de lo material y pensar también en esas cosas que te llenan el corazón y te hacen sentir pleno. Una conversación, un abrazo, el cariño de un amigo, una sonrisa que alguien mientras esperabas el ascensor. Hay un montón de detalles en cada día que suben nuestro ánimo. Pon atención para que aprendas a identificarlos, los escribas y posteriormente puedas aprender a disfrutarlos. De acuerdo a algunos estudios, las personas que escriben sobre sus experiencias positivas cada día por tres días se sentían más felices y más saludables que aquellas quienes no lo hacían.
  2. Vive el presente: Más allá de que a algunos les suene una frase cliché, es una tarea que siempre tendremos en nuestros pendientes. El ser humano posee una gran tendencia a vivir ya sea en el pasado o en el futuro y deja pasar lo que está sucediendo en este momento ante sus ojos. Y si bien, podemos aprender de lo sucedido y poder planificar lo que vendrá, estar atados a ello nos distrae, nos llena de preocupaciones o lamentos. Nada que ayude a sentirnos felices con nuestra vida, que seguro tiene muchas razones para estar satisfechos y plenos.
  3. Sé amable con los demás: Hay un viejo dicho que dice que trates a los otros como quieres ser tratado. El hombre además de inteligente y adaptable, se destaca por su capacidad de cooperar y socializar.  Poder ayudar a otros y trabajar por el bien común siempre es un plus para nuestro ánimo; ver que nos regresan agradecimientos, cariño y sonrisas por nuestro trabajo o ayuda nos reconforta. Colaborar con instituciones de caridad, trabajar en algún proyecto que beneficie tu comunidad, pero también pequeños gestos como ayudar y escuchar a un amigo en problemas a un amigo, ayudar a los pequeños de la casa con algo que no entendieron, compartir nuestros conocimientos, sonreír, dar los buenos días pueden comenzar a marcar la diferencia. ¡Verás lo bien que te sientes luego de hacerlo y que el mundo comienza a tratarte mejor!
  4. ¡A mover el cuerpo!: El ejercicio es uno de las actividades que te hará feliz, no solo por la liberación de la llamada hormona de la felicidad, también te hará estar más saludable y en forma, por lo que tu autoestima también se verá beneficiada. En un reciente estudio con 15334 personas en 15 países de la Unión Europea, los científicos encontraron que las personas que hacían alguna actividad física frecuentemente eran mucho más felices que aquellas con altas tasas de sedentarismo, sin importar la edad, nivel de salud, estatus social, país, profesión y otras variables. De hecho, en este artículo puede ver cómo el ejercicio no solo cura, sino que previene la depresión.

ACCIONES QUE APOYAN NUESTROS SUEÑOS

En artículos anteriores hemos compartido que la felicidad está siempre a una decisión de nosotros, esto para reforzar el hecho, de que si es un ingrediente importante en nuestra felicidad, el tener sueños, porque es una de las formas en que nuestra imaginación nos revela el verdadero SER que somos, el universo, del cual somos parte y uno a la vez, opera como la suma de todas nuestras energías, las que provienen de nuestros pensamientos, nuestras decisiones conscientes y por supuesto las que se generan con nuestras acciones.

Algunos suponen que esto requiere cambios drásticos o acciones muy grandes, pero en realidad es la suma de muchos pensamientos y acciones pequeñas y cotidianas las que construyen nuestra realidad, esa realidad en la que decidimos SER y VIVIR Felices.

Por eso hoy quiero compartir algunas pequeñas recomendaciones que pueden ser la base de un gran cambio en nuestra vida y que su práctica, si resuena en nosotros, parte de nuestra felicidad y armonía:

  1. Hagamos Ejercicio: Pongamos nuestra nave, en este viaje terrenal, en acción. No tiene que ser nada extraordinario, tan solo asegúrese que una vez al día se pone en movimiento por lo menos 30 minutos.
  1. Date el permiso de hacer algo que crees no puedes hacer: elige una cosa, sólo una, puede ser pequeña, pero hazla. Te sentirás MUY BIEN.
  1. Conéctate a través del SER que realmente ERES: Imagina que hablas con Dios, el Universo o tan solo con “Tu YO superior”. Siéntate junto a él, cuéntale tus dudas, conversa. Escucha lo que tiene para decirte.
  1. Visualiza tus Sueños, pero sin expectativas de tiempo: Construye una imagen en tu pantalla mental de cómo lucirás cuando tengas todo lo que deseas, vívelo y estarás ya accionando la energía que el universo requiere para que sea parte de tu vida
  1. Toma acción: Si lo que quieres es cambiar de trabajo, siéntate en tu computador y arma tu resumen curricular. Si lo que quieres es mejorar tu relación, invita a tu pareja a cenar y hablen sobre ello. Comienza con algo pequeño, pero COMIENZA.
  1. Celebra tus logros: A medida que logres avances, empieza a celebrar. Es muy importante que te tomes un minuto para apreciar todo lo que eres, tienes y cuanto has logrado.

Reinventarse para ser feliz

http://elcofredemisdeseos.com/2015/reinventarse-para-ser-feliz/

por: Laura Aiello

Muchos chefs viven su profesión con verdadera pasión, buscan constantemente la reinvención de sus platos, mezclan ingredientes distintos y los combinan para lograr un estilo único y así complacer el paladar de sus exigentes clientes para que la comida sea una experiencia inolvidable.

Al igual que un chef disfruta mezclando diversos ingredientes, nosotros somos los responsables de crear nuestra propia experiencia utilizando los ingredientes que tenemos en el ahora y el compromiso de cada uno es buscar la manera de ponerse creativo y ver la felicidad en donde creemos no tenerla. La felicidad se esconde en rincones y pasa muchas veces desapercibida, porque como decía el Principito, “lo esencial es invisible a los ojos”.

La vida debe ser entonces, una constante reinvención hacia todo aquello que nos permita ser más felices, focalizándonos en lo que tenemos, con esos ingredientes que la vida tiene para nosotros en este momento, no mañana ni el año que viene.

Cuando te atreves a hacer una lista de esos ingredientes que tienes para ser feliz, te darás cuentas que tienes bastantes, que eres muy afortunado y que todo aquello que te limita o no tienes, es menor en proporción.

¿Y porque hablo de reinventarnos en la felicidad?, porque todos tenemos el concepto bien formado de lo que significa ser felices. Muchas veces podemos llegar a sentir que la felicidad no nos pertenece o que se tienen que dar “ciertas y determinadas circunstancias” para serlo, porque nos enfocamos en lo que nos falta o en lo que los demás tienen y yo no, entonces cuando se experimenta esa “falta”, la felicidad se siente medio vacía y no se aprecia completa, alejándonos de vivir en plenitud.

Y a continuación, te dejo las recomendaciones del chef para vivir en plenitud 😉

• Vivir con entusiasmo y sentir pasión hacia algo, así sea ir a caminar todos los sábados al Parque del Este o dedicarte a hacer algo que disfrutes.

• Ser uno mismo, no lo que los demás esperan.

• Divertirse y reír bastante.

• Hacer las paces y dejar la guerra entre lo que piensa la cabeza y lo que siente el corazón. Con esto me refiero que para muchos de nosotros, puede haber una tendencia a la desconexión entre ambos creando malestar interno. Una manera de hacer las paces para sentir mayor armonía, es permitir que nuestra cabecita correcta y racional se dé el permiso de “confiar” en la intuición del corazón que a veces pudiera parecer loco y aventurero y viceversa. Es importante recordar que necesitamos de ambos y que los extremos nunca son buenos.

• Estar y sentir PAZ en tu interior.

• Practicar el perdón, perdonando y perdonándose a sí mismo por los errores del pasado.

• Aligerar la mochila de culpas y deberías.

• Ayudar a otros te permite ayudarte a ti mismo, conectando con la felicidad que se origina al entregar sin esperar nada a cambio.

• Y por último, no podía faltar una de mis favoritas: Compartir con la familia, amigos y tu pareja si la tienes 😉

Como nota final, deseo agregar que en ocasiones nos estancamos en problemas que nos resultan difíciles de resolver y no nos permiten ver nuestra propia felicidad. El life coaching es una vía que ayuda a resolver los problemas del presente para acercarte al logro de tus sueños y vivir esa vida plena que deseas.

5 lecciones que aprendimos de Les Luthiers y Daniel Rabinovich

_Daniel-Rabinovich
 Que el humor salva vidas no es novedad. Lo verdaderamente novedoso es que, desde el minuto en que se conoció el fallecimiento de uno de sus actores y fundadores, Daniel Rabinovich, el mundo se revolucionó al compás de las redes sociales enfocándose en algo mucho más grande que la muerte misma: el legado. Es que la risa y el humor son contagiosos; y por contagiosos, se volvieron virales los videos donde se lo seguirá disfrutando a Daniel con sus ingeniosas ocurrencias.

Desde el punto de vista del crecimiento personal, tenemos al menos cinco lecciones que podemos aprender de él y de Les Luthiers.

  1. Con humor todo es más sencillo. Rabinovich venia padeciendo serios problemas cardiológicos; incluso hace ya bastante tiempo que el grupo que integró desde el origen anunció su salida por temas médicos. Sin embargo, en entrevistas esporádicas, algunas apariciones televisivas, y en recortes de escenas en largometrajes, lo hemos disfrutado haciendo del humor un arte.
  2. No es necesario usar palabrotas para hacer reír. El silencio, la “dislexia” verbal, la reinterpretación de ideas sencillas, son suficientes para darnos cuenta del enorme potencial de la comunicación humana. Incluso para marcar diferencias de opinión, es sabido que cuando una persona denosta a otra, habla más de la primera persona que de su ocasional ofendido.
  3. La obra nos trasciende. Somos mucho más que una experiencia humana; por lo que cualquier cosa que dejemos hecha “de buen barro” y con manos de alfareros creativos, honestos y sensibles, perdurará por los tiempos de los tiempos. Eso no se borra. Tenemos muchísimos ejemplos, como el de la Madre Teresa, Martin Luther King, Gandhi, y tantos otros cercanos a los latinoamericanos. Sin ir tan lejos, acá nomás, Violeta Parra y su inmortal “Gracias a la vida”.
  4. En la experiencia está el aprendizaje. Los comienzos son tímidos, pequeños, con pasos a veces que nos asustan y hasta pueden paralizarnos por fracciones de segundos. Aunque si nos animamos a zambullirnos por completo en las aguas de las vivencias, participando al ciento por ciento de lo que queremos lograr, estaremos marcando huella. La experiencia es más valiosa que los símbolos como el dinero, el estatus, y hasta el ego mismo. Sin embargo, grande es la paradoja, que la experiencia termina por incluirlos como resultante final del camino: prosperidad, reconocimiento, y unas tremendas ganas de seguir haciendo más.
  5.  Si no para todo el mundo, al menos para un puñado de buenos corazones. Aquellos amigos leales, la familia con la que tenemos lazos fuertes y sinceros, los compañeros de ruta que estuvieron en distintos momentos. Por eso, en este paso por la vida, el legado y el sembrado es lo más importante. Lo demás son detalles.

Asi vivió y sintió Daniel Rabinovich. Alma de actor, corazón de humor, como tantos otros. Hoy toca recordarlo y grabar su memoria ante su partida. No nos olvidemos de los artistas: son los que pintan paisajes hasta en el lugar más desolado; y capaces de regar el pastizal más seco, para que, de a poco, aparezca un nuevo brote de esperanza.

https://youtu.be/i_QdxEUBY3A

http://www.inspirulina.com/5-lecciones-que-aprendimos-de-les-luthiers-y-daniel-rabinovich.html

LAS TRES CARAS DE LA FELICIDAD

Por: Eli Bravo (@elibravo) el 12/04/2015 · Bienestar emocional

http://www.inspirulina.com/las-tres-caras-de-la-felicidad.html

Cada quien tiene su idea de lo que significa ser feliz, bien sea por de la experiencia de haberlo sido en algún momento, o mejor aún, de vivir el presente con una sensación base de felicidad que se mantiene inalterable ante los altibajos del día a día. Al igual que los bombones, la felicidad tiene muchos envoltorios y sabores, pero según Martin Seligman, considerado el padre de la psicología positiva, existen tres niveles que marcan su evolución: el placer, el compromiso y el significado.

O si la visualizas como ondas en expansión, la felicidad es una energía que nace del goce interno para crecer y alcanzar a la humanidad.

El primer nivel es la felicidad placentera; se trata de la agradable sensación física y mental que llega cuando haces algo que te causa placer. Personas queridas, lugares especiales, actividades que te gustan, todo lo que te traiga emociones positivas contribuye a tu nivel básico de felicidad, especialmente si eres capaz de saborearlo y apreciarlo el momento. Pero Seligman no se limita al ahora, que sin duda marca la experiencia de vida, para extenderse al pasado y el futuro. Hacia atrás, usando el perdón y el agradecimiento como herramientas para sanar heridas, pero sobre todo almacenando las vivencias placenteras como una “reserva emocional” para enfrentar los días difíciles. Y hacia delante, echando mano de la esperanza y el optimismo para despejar el horizonte de nubarrones.

Un nivel más arriba de las sensaciones placenteras está la felicidad que surge cuando nos comprometemos con nuestras virtudes y fortalezas. Ya no se trata de simplemente pasarla bien, sino de conocernos mejor para vivir a plenitud nuestros potenciales. En un amplio estudio que realizó junto al Dr. Christian Peterson, Seligman identificó seis virtudes que conducen a una felicidad comprometida: sabiduría, valor, amor, justicia, moderación y espiritualidad. Al cultivar estas virtudes en nuestros pensamientos y acciones vamos construyendo una sólida base de felicidad que ya no se limita a nosotros sino que comienza a extenderse a los demás.

Así aparece el tercer nivel, el de una vida con significado y con propósito: vivir para algo más grande que nosotros y que nos trasciende, dando a la humanidad lo mejor que tenemos. Suenagrosso ¿cierto? Pero no se trata de ser la Madre Teresa o Buda (aunque ambos personajes son profundamente inspiradores) sino de vivir con amabilidad, bondad y entrega, enfocando la atención en obras que permitan desarrollarnos como personas la vez que conectamos con los demás. De esta forma la felicidad deja de ser un asunto personal para convertirse en una experiencia compartida.

¿Qué tal trabajar en tu felicidad para que esa energía se expanda, tocando tu vida y a las personas que te rodean?

Ser feliz no se trata de vivir en una euforia permanente o un ataque de risa constante. La verdadera felicidad es más profunda. Es una roca madre sobre la cual disfrutamos los días de luz y transitamos los momentos espesos. Tiene que ver con las emociones, pero más allá, está conectada a la forma como decides vivir. Suena a frase hecha, pero es verdad: ser feliz es una elección. Y llevar esa felicidad a otro nivel es algo que puedes hacer ahora mismo. Solo tienes que trabajar en ello.

OCHO SECRETOS PARA LIBERAR TU ESPÍRITU Y ENCONTRAR LA FELICIDAD

por: Deepak Chopra, M.D.

La felicidad es una cualidad divina de nuestro verdadero ser que es inherentemente alegre, libre y le gusta jugar. Tú puedes encontrar la expresión máxima de esta felicidad en niños pequeños que no han aprendido a preocuparse o a tomarse a sí mismos muy en serio. Juegan y ríen libremente, encontrando maravillas en las cosas más pequeñas. Son infinitamente creativos porque aún no han construido esas capas de condicionamientos que son las que crean nuestras limitaciones y restricciones. Ellos están en contacto con su intuición, la cual es una forma de inteligencia que va más allá de la mente racional. Más allá de ser superficial o trivial, la felicidad es una experiencia que proviene de nuestra naturaleza espiritual más profunda.

El camino a la felicidad es un retorno hacia la unidad. Tiene que ver con cambiar nuestra perspectiva del ego al espíritu. El miedo e inseguridad de nuestro ego, hacen que éste crezca en su propia auto importancia e intente controlar lo incontrolable mientras nuestro espíritu sabiendo que es eterno e infinito, simplemente permite que la vida suceda. Esto crea un estado de tranquilidad que nos predispone a reír y a sentirnos felices, alegres.

Si quieres cultivar más alegría, creatividad y amor en tu vida, los principios que presentaré a continuación te ayudarán a cambiar el enfoque de tu punto de referencia interno, cambiándolo de las limitaciones de una mentalidad enfocada al ego, a la libertad del espíritu.

Leer mas: https://choprameditacion.com/article/2-ocho_secretos_para_liberar_tu_espiritu_y_encontrar_la_felicidad