Éxito y Felicidad, Felicidad y Éxito

Una de la frecuentes preguntas que nos hacemos es si el Éxito nos conduce a la Felicidad ó si es la Felicidad la que nos hace Exitosos.
Tal como ahora lo vivo, hay una diferencia importante entre Éxito y Felicidad, el Éxito no importa como lo definas es algo que está fuera de ti, es algo para lo que la mayoría supone tengo que “trabajar”,”luchar” o “esforzarme” es algo que buscas y si lo consigues o lo logras, entonces tienes Éxito. La Felicidad como la vivo, es una forma en la que eliges desde tu SER jugar el juego de tu experiencia humana, es una opción con la que decides participar de la aventura de Vivir, es la vibración con la que te conectas con el mundo, no por lo que sucede, sino porque así lo decides y lo vives.
Es a partir de estos intentos de definición que reconozco que la felicidad no es una consecuencia del Éxito, el éxito puede producir en nosotros una alegría o placer temporal, pero no nos conduce necesariamente a la felicidad.
Ojo que no estoy hablando del éxito en términos peyorativos y que el no estimule nuestras vidas, los estoy invitando es a reflexionar sobre el tema, porque hemos invertido mucho por años en hacer del Éxito un sinónimo de la Felicidad y mi experiencia personal y mi Verdad, desde mi SER, me muestran a diario que no hay algo más alejado.
Pero del otro lado la afirmación tienes más posibilidades, es decir, desde vivir felizmente, cómo decisión personal, cualquiera que sea tu pasión el Éxito te espera. Todo lo que que desde la felicidad se construye, sin importar su resultado final en lo externo se convierte en un éxito

Agradecimiento y Felicidad

Hoy se hace realidad uno de los anhelos que me a movido los últimos años, el iniciar un espació donde compartir con todos, las experiencias, vivencias, aprendizajes y muy especialmente mi proceso personal de expansión de conciencia.

Y que mejor forma de hacerlo que dando las gracias y hacerlo compartiendo con ustedes uno de los descubrimientos más antiguos que he tenido en mi historia de vida, esto es el reconocer el AGRADECIMIENTO como una de las formas de vida que más me ha mostrado que no soy AGRADECIDO por que soy FELIZ, sino que soy FELIZ porque soy AGRADECIDO.

El dar las GRACIAS, ser AGRADECIDO o como deseemos mostrarlo o mejor dicho vivirlo, es un acto particular y colectivo con el cual empoderamos nuestra vida y nuestra forma de diaria de SER y HACER. En la practica se nos manifiesta cuando de forma natural y espontanea somos capaces de ver todos los actos y todos los eventos que nos rodean desde el agradecimiento, por ser, estar y formar parte de ellos.

Esto te da una mirada distinta de lo que a diario te rodea y te permite fluir en una forma donde aprecias todo, siendo capaz de ver lo que muchos no son capaces de observar, descubrir posibilidades, oportunidades y aprendizajes donde muchos ven obstáculos, dificultades y malestares.

Desde el ejercicio diario de dar gracias descubres un mundo variopinto, lleno de color, abundante de posibilidades que está allí, aún en aquellos eventos o circunstancias que etiquetamos como tristes, dolorosas o violentas. No porque estas realidades cambien, es porque nuestra mirada cambia y eso nos conecta con la energía y la vibración que hace posible reconocer que la Felicidad no es una meta, sino una forma de SER, VIVIR y VIBRAR en esta experiencia humana que como seres espirituales elegimos recorrer y aventurarnos.

Gracias